lunes, 24 de diciembre de 2012

Sin crisis no hay Navidad...

Yo me imagino cómo fueron esos días. José con su María, embarazada a punto de parir, de camino a Belén. Y digo "me imagino" porque llevarla sobre un burro -no importa qué linda sea la canción- debió hacer el camino mucho más largo. Sumémosle los dolores característicos de las últimas etapas del embarazo y no estaba fácil.

Y para completar, tras de que tenías que zumbarte al cuerpo ese maratón para un dichoso censo, no consiguieron posada para pasar la noche. Ni siquiera por estar María casi pariéndose. Y pensar que aquí lo cogen de excusa para colarse en las filas de Krispy Kreme o del Viernes Negro...

Estar en los zapatos de José esa noche estaba cañón. No solamente era su amada esposa: ese niño no era cualquiera. Era el Hijo de Dios. Claro, como Dios SIEMPRE provee, alguien les prestó un pesebre para pasar esa noche. No era por supuesto el sitio más limpio, estaba lleno de animales, pero ya había sitio para que Jesús naciera. Y quienes fueron a adorarle fueron testigos de cómo Dios se manifiesta aún en la más crítica de las situaciones.

Este año ha sido eso mismo: una constante crisis, que probablemente dure más de estos 366 días. En el seno familiar, en las escuelas, en el trabajo, en la calle, en todos los ámbitos de la sociedad... La crisis es más que unos bonos degradados: es el no haber aprendido a convivir, el no aceptar nuestra responsabilidad en esta desintegración social que vivimos, el haber olvidado los valores que nos fueron inculcados y no transmitirlos. Si, valores. Nunca dejan de hacer falta.

Este camino "a Belén" ha estado lleno de violencia, de odio, de divisiones, de codicia, de materialismo... Y se ha hecho demasiado largo. Ya es hora de pasar de la crisis a la Navidad. Es hora que Jesús nazca y esté con nosotros. Es hora de permitir que se aloje en nuestros corazones, en nuestros hogares, en nuestro pueblo, y compartir con Él esta aventura llamada vida. Y que la recorramos con Él. Porque eso es la Navidad: una nueva vida, una nueva esperanza. Y aunque sin crisis no hay Navidad, el verdadero camino comienza cuando Jesús nace en nuestro Belén.

Feliz Navidad.

(Imagen: fondospantallagratis.es )

viernes, 21 de diciembre de 2012

Nuestros niños y niñas merecen VIVIR

Hemos levantado el puño de la ira contra los más débiles. Los hemos torturado de las maneras más despiadadas. Los hemos masacrado a fuerza de plomo, los hemos descartado como basura, como objetos...

Ya los niños y niñas no son el futuro. Son las víctimas de un presente sin horizonte. Son el chivo expiatorio para todas nuestras carencias, problemas, vicios... Los hemos traido al mundo como bultos donde descargamos la violencia intrínseca de una sociedad que raya en lo anárquica y suicida. Una sociedad donde los adultos nos olvidamos que, alguna vez, fuimos niños.

Y, si ahora hemos llegado a esta edad, es porque recibimos un mundo donde las condiciones -lejos de ser perfectas- fueron suficientemente buenas para crecer. Ese derecho básico, ¿no lo merecen nuestros pequeños y pequeñas? ¿Donde puedan ir a la escuela, al cine, o acompañarnos a cualquier sitio sin temer por sus vidas? ¿Sin tener que ir armados a clase? ¿Donde no sean un pedazo de carne puesto en el congelador?...

Por años, nos hemos preocupado y hasta preparado para el inminente "fin del mundo." Y, de la mano, le hemos ido terminando el mundo a nuestra niñez. Egoístamente. Sin escrúpulos. Y aún así, ¿qué es lo único que recibimos de ellos? Amor sincero. Besos. Abrazos. Alegría verdadera. Sinceridad. Energía positiva.
Ellos y ellas son nuestro mayor tesoro, la semilla que dará fruto abundante. De ellos aprendemos la mejor forma de vivir: con corazón puro.

Nuestros niños y niñas merecen un mundo que les dé la oportunidad de construir y recorrer su propio camino. Un mundo que les permita crecer sin prisa. Un mundo que no los agreda, sino que los reciba como parte de él y los deje libres para vivir una vida plena. Si, nuestros niños merecen VIVIR. Entendámoslo de una buena vez.




(Imagen: edupni.com)

lunes, 10 de diciembre de 2012

¿Ser joven es un pecado?

En donde trabajo, una agencia de gobierno que fiscaliza ciertas actividades económicas, tengo una particular oportunidad de conocer y aprender de la gente. Del esfuerzo para salir adelante y de los truquitos para burlar al todopoderoso sistema. Veo gente joven en el perpetuo acto de fe que conlleva abrir un negocio en esta bella isla tropical. Y veo también gente no tan joven que ya han bailado más de una vez con el aparato gubernamental que intercambiamos cada cuatro años (con los mismos resultados).

Y en una agencia de servicio directo, esa mezcla de juventud y veteranía es natural y muy necesaria. Un pase de batón generacional saludable -en un mundo tan dinámico- fortalece la agencia y capacita a los empleados más noveles para tomar las riendas de la misma cuando llegue el momento del retiro a los más curtidos.

La semana pasada, estaba atendiendo a unos caballeros ya maduritos a los cuales les había llamado por teléfono porque unos documentos de su solicitud de licencia debían ser cambiados. Días antes, se les llamó advirtiéndoles de la situación. El problema era que, al parecer, olvidaron la llamada y quisieron hacer ver como si yo cambié los requisitos caprichosamente. Y todo porque un compañero los atendió semanas antes y les dijo que los papeles estaban bien.

Yo puedo entender la molestía de esas personas. A mí también me ha hecho falta algún servicio del gobierno y quince personas me han dicho quince cosas diferentes y me han hecho perder mi tiempo. Sinceramente, en esos casos se me cae la cara de vergüenza porque muchas veces descuidamos el servicio por "evitarnos la fatiga." Pero esa es harina de otro costal.

Sólo hubo algo que realmente me incomodó: que cuestionaran mi capacidad -y la de mis compañeros- simplemente por ser jóvenes, y no tener experiencia. Como esa persona "había trabajado ya en esto y sabía lo que había," entonces yo no sé. Como yo empecé "los otros días," no sé hacer mi trabajo. Yéndose, le decía al otro caballero: "Esta gente joven que pusieron ahora no sabe hacer las cosas." Les acepto que no soy el más que sabe, que me falta un mundo por aprender y que no va a ser de la noche a la mañana. Pero no me tire a mondongo tan rápido ni trate de menospreciarme por mi inexperiencia (y digo "trate" porque nadie determina quién yo soy). Yo estoy progresando paso a paso, cada día con más seguridad. Y estoy dispuesto a aprender lo más que pueda, de todo un poco, para no encasillarme en un solo lugar. Mi juventud es mi motor para seguir creciendo. Ay de aquellos que creen saberlo todo y no procuran seguir aprendiendo...

Porque, si los de afuera nos tratan así, los mismos compañeros (una minoría, gracias a Dios, pero a veces tan impertinente que parecen más) nos tratan peor. No te toman en cuenta y, si te ven con deseos de superarte, te ponen el pie para que no les quites el puesto. Te dejan el trabajo más pesado a ti, porque para eso si eres bueno, para resolverles. No te quieren enseñar, con el pretexto que a ellos "nadie les enseñó." ¿Qué culpa tengo yo de tus traumas laborables? ¿Tengo culpa de que tus compañeros fuesen mediocres e inseguros? Caballo, comparte esos conocimientos sin miedo, que yo si voy a progresar lo voy a hacer, estés tú o no estés. Me acuerdo una tarde en que salimos un grupo a hacer trabajo de campo con nuestro supervisor, que tiene más de 20 años de experiencia. Terminamos en un negocio y estuvo un rato diciéndonos todo lo malo que habíamos hecho en nuestra intervención. Todas esas críticas son bienvenidas. Esas en particular no, porque dijo luego que por eso no le gusta salir con los nuevos, porque no saben trabajar en la calle. Pues entonces vete y trabaja solo, dale. Yo me sentí bien incómodo y se lo dije, al frente de todo el mundo: "Aquí los que llevan 20 años, alguna vez fueron empleados nuevos, fueron jóvenes, y no sabían nada de la calle. Si ahora eres supervisor, es porque con los años has adquirido conocimiento y destrezas. No naciste sabiendo. Y segundo, ahora mismo con quienes cuentas para hacer el trabajo somos nosotros, los novatos. Brega con eso." O algo así. Se quedó sosito. Bueno que le pase.

Esta sociedad necesita un balance entre juventud y experiencia para poder enfrentar los retos que vienen. La gente joven necesita oportunidades para aportar y los más veteranos tienen que transmitir lo que saben a los que no. Es lo mismo en la escuela, en la iglesia, en los trabajos... No quiere decir que los mayores se tienen que ir ni que no haya espacio para los que empiezan a vivir. Este camino lo estamos caminando juntos, viejos y jóvenes, y nos necesitamos mutuamente. La experiencia y la juventud son compatibles en la medida en que respetemos el transfondo del otro, las diferencias de épocas, ideas y creencias. Unos van de salida y otros tomarán su lugar. es un proceso natural y necesario para una sociedad funcional y saludable.

Le doy gracias a Dios porque -en la gran mayoría de los casos- el apoyo, los consejos, el entrenamiento, el ejemplo de mis compañeros de trabajo siempre ha estado presente. Y, aún cuando me corrigen, lo hacen para que yo me pula y sea mejor cada día. Gracias, muchas gracias.

Y a ti, joven: valoremos la experiencia de los más viejos y aprendamos de ellos. Pero no tengas vergüenza de tu edad, ni tus ideas, ni de tus sueños. Hoy tienes un mundo por aportar, junto a un mundo de conocimiento por adquirir. No permitas jamás que nada ni nadie mate tus sueños ni te humille por la sencilla razón de ser joven. Tu espacio, tu lugar nadie, NADIE, JAMÁS, lo va a llenar. En este cuadrilátero llamado vida, nuestro lugar lo tenemos que defender con el mismo ímpetu que el más importante campeonato.  

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabras, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. 1Timoteo 4:12


jueves, 29 de noviembre de 2012

Habemus donas



¿Qué es lo mejor que uno puede hacer a las 5:00 am? (hablo de lo mejor, no lo más divertido): D-O-R-M-I-R. Y más cuando hay que levantarse a las 5:45. Peeeeeero estamos a finales de noviembre y, sinceramente, dormir puede esperar. ¿Por qué yo escogería mi cama súper cómoda cuando podría estar haciendo fila... desde el mediodía anterior... frente a una tienda de efectos electrónicos o juguetes? ¿O mejor aún (con "mejor" significando "más ridículo"), estar a las 5 am en una fila para comerme una contrayá dona?

Al parecer a la gente en este país, el dinero le crece en plantíos. Tienen un "palo de chavos" en el patio de la casa y cosechan a diario. Mano, porque en Navidad nos da guille de Héctor el Father (que en paz descanse) y vamos tortosos a las tiendas a dejar el bono y lo que no es el bono en cosas que no necesitas o que acabaste de comprar hace 2 meses. ¿Para qué necesito un LCD de 70 pulgadas si tengo uno de 60? ¿Para ver a la Dra. Polo? ¿Para ver Pico y Espuelas? Y el carro con las gomas con un festival de alambres saliéndoles. Y el gabinete más desierto que una Junta de Inscripción Permanente en año no electoral. Y la cuenta de banco más vacía que un bolsa de papitas Lays.

¿Qué me enseña esto de nuestras prioridades como sociedad? Aparentemente las cosas que valen para nosotros se miden en dólares y centavos. O en cuánto impresionamos a los demás con lo que compramos. Para nosotros, las cajas vacías al frente de la casa son como trofeos que nos encanta mostrar. Pero las cosas están malas...

Imagínense si están malas que hay gente dispuesta a meterse a una fila al amanecer de Dios para ganarse una dotación anual de donas. Una asfixiaera criminal. Y no van solos. A cuanto menor de edad se pueden llevar se llevan a pasar peligros. Y si son mujeres embarazadas, mejor porque las dejan pasar primero.

Nada en contra de las donas: si alguien disfruta tan exquisito manjar es este servidor. Pero mi tiempo de descanso, de compartir con mi familia es SAGRADO. No es para dedicárselo a San Sears o San Walmart. Ni menos a la Casa Protegida Jennifer González, Krispy Kreme. Mi tiempo es para producir y para disfrutar. Producir con mi esfuerzo y trabajo. Disfrutar con el fruto de los mismos. ¿Alguien piensa igual que yo? Revisando mi timeline de Twitter, encontré algunos ejemplos:







¿Qué tú me dices? ¿24 horas en una fila?¿Por donas gratis? Y si, concuerdo con Jay Fonseca: esa diligencia bien dirigida ayudaría a nuestro país a salir adelante. Y no es tanto cuestión de criticar al que lo haga. Es que si nadie cuestiona nada, nos hundimos todos. Nos hundimos entre muchas cosas materiales que acumulamos y que dejan sin espacio a nuestros sueños. Nos hundimos en filas interminables que no nos llevan a ningún lado y que nos quitan lo más valioso: el tiempo vivido siendo felices. Mientras el sentido común sea opcional para nosotros, el término "Viernes Negro" será más lo segundo que lo primero. Y las donas no sabrán tan dulces ná.


jueves, 22 de noviembre de 2012

Gracias

Nuestra situación personal no necesariamente sea la mejor. Quizás estemos pasando por un verdadero "infierno" terrenal. Todo eso es parte del paquete de "fábrica" que traemos al nacer.

Claro, eso no significa que podamos ser felices. Ni que no demos gracias por todo lo recibido. Porque ser agradecido no depende de recibir o no, de que sea mucho o poco. Ser agradecido es estar consciente de que no nos hace tanta falta esas cosas que creemos o nos han hecho creer indispensables. Dios se encarga de suplir - se lo pidamos o no - todas nuestras necesidades. Aunque no lo parezca...

Desde el calabozo, desde la oscuridad, desde la prueba que parece imposible, debemos dar gracias por una vida con propósito. Porque por algo seguimos vivos. Lo que estamos pasando no es el fin. Sólo una anécdota entre muchas buenas historias.

Demos gracias.




miércoles, 14 de noviembre de 2012

Los 5 "reality shows" que nadie ha hecho (gracias a Dios)...

Se acabó Idol Kids Puerto Rico el domingo. El lunes le tocó a Idol Puerto Rico. Ya este próximo domingo se acaba Mira Quien Baila. O sea, nuestra televisión se ha convertido en un "reality" de lo más irreal. El público (que semana a semana demuestra que no sabe un pepino angolo de baile, mucho menos de canto y, en ese sentido, ni pizca de política) destruye su factura de celular votando por el attention whore de turno. Y los dueños de los canales escogen para ganar al que les salga de las verijas. Una fórmula de éxito sacada de las páginas de la Divina Comedia (que lo menos que me dio fue risa).

Preocupada por la vertiginosa debacle de la oferta televisiva puertorriqueña - que nos ha expuesto a barbaries como Viva la Risa, Burundanga y Dueña y Señora - la Crisis sigue pasándose las tendencias por donde no le da el Sol y enumera los 5 "reality shows" que, permita Dios, JAMÁS veamos en TV. Y, en orden ascendente:

5. "Mamá, tengo una creatura en la cabeza", protagonizado por la peluca de Carlos Díaz Olivo:




Nueva foto publicitaria de Satitopr.com

Porque es que no hay quien me convenza que esa peluca no tiene vida propia. Creo haberla visto atenderse en la clínica veterinaria de la Roberto Clemente en Carolina... Conoceremos como es el diario vivir del analista político con su mascota, a quien cariñosamente llama Firulais...

4. "Los Más Estreñíos (digo, Encendíos)", con el nuevo Grupo KAOS:




¿Los más encendíos? Ay, mira, vete pa'l...

Prueba inequívoca de que Puerto Rico prefiere el "refrito" antes que el sofrito, KAOS renuncia a una sana autoestima y regresa promocionando la misma canción de hace 20 años, "Puerto Rico", como si fuese un featuring con Pitbull y Divino. En este programa exploramos cómo Guillermo trata de hacerse pasar por Elvis Crespo, seguimos a Nashalí luego del segundo ciclo de Winstrol y tres sets de brazos y hombros y, por último, el fallido intento de Jometh de esconder su cara de vergüenza detrás de esa pollina...

3. "Cuentos de la Cripta", estelarizado por Michael, de Idol Puerto Rico:


Si ves esta foto, haz visto a la muerte cara a cara.

Este caballero burló la eliminación tantas veces que pensé estar viendo a Mumm-ra, el inmortal. Sabrán que la saga de Twilight está basada en su participación en Idol. Bueno, imagínense que él hizo el salto espacial, le falló el paracaídas, cayó en volcán y no murió. En este programa veremos cómo su vida parece un episodio de "1,000 Ways to Die"...

2. "Narnia Five-O", protagonizando Jovany Vázquez.


No, no es Don Johnson de Miami Vice...

El día a día del único ser humano que vive en dos universos paralelos simultáneamente, donde a base de jingles de néctares de frutas ilumina al mundo que le rodea. Deja que se dé su buen cascarazo que verás cómo te transporta a su mundo... Nadie lo comprende, nadie lo acepta. El mundo no está preparado para una persona con tantos talentos... (insertar sonidos de grillos). Si hay alguien que vive porsucuenta.com, es esta joya.

Y en el primer lugar: (¡¡¡tan tan tan taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan!!!)

1. "Bounty Hunters", protagonizado por los candidatos derrotados en las pasadas elecciones en Puerto Rico:


Hay que buscar esos votos como sea...

Mientras haya vida, y queden votos por contar, la tendencia me dice que vamos rumbo a la victoria... Si, mijo, si.

Como vemos, no sólo en Entre Nosotras hay posibilidades de hacer reality shows vomitivos (¿"Novias Histéricas"?). En nuestra TV siempre habrá espacio y horarios para este tipo de asquerosidad. Y tendrán éxito si lo seguimos apoyando. Demos gracias porque tenemos la TV que queremos en nuestro país, la que nos merecemos, la que exigimos. ¿O no?



viernes, 9 de noviembre de 2012

Nadie es indispensable

Yo he visto cosas en esta vida: cosas increíbles, cosas inverosímiles... y las elecciones esta semana. Ni una prueba casera de embarazo nos ha tenido tanto en tensión como el conteo de votos este pasado martes. O sea, ¿en serio? ¿Tanto tiempo? Para eso que cuenten los partidos, que ya a las 3:35 pm tenían 800,000 votos contados.

Bueno, pero lo que me motiva a escribir esta entrada es la que - en mi humilde opinión - es la mayor lección aprendida por todos nosotros luego de este ejercicio electoral: humildad, o en otras palabras, nadie es indispensable.

El mayor problema de algunos políticos de carrera en Puerto Rico - y, en ese sentido, de mucha gente - es que están demasiado confiados en su finquita que se enajenan de la realidad mencionada en el párrafo anterior. No evolucionan, no se adaptan, se convierten en versiones obsoletas de sí mismos. Entonces viene el "New Kid on the Block" y lo echa a un lado.

Eso mismo pasa con nosotros. Nos dormimos "en los 3 segundos" en nuestras relaciones, nuestros empleos, nuestras familias... Y, de momento, somos un "cero a la izquierda". Nos suplantan, nos despiden, nos echan a un lado.

En esos precisos momentos nos cae la agüita bien fría de la humildad. Ahí vemos y reconocemos que - así como la vida es dinámica y llena de cambios - nosotros debemos reinventarnos todos los días. Buscar aprender algo nuevo, hacer algo diferente que exija el uso de mis talentos, mantener viva la llama que nos quema por dentro. Es una tarea diaria, porque sólo vivimos un día a la vez.

La humildad no significa humillación. La verdadera humildad no es mala. La humildad nos debe permitir apuntar a las estrellas... mientras tenemos los pies bien puestos sobre la tierra. Es una oportunidad que tenemos que darnos todos una que otra vez. No importa si perdimos una elección o nuestro empleo.

Perdiendo ganamos: experiencia, sabiduría, paz, tranquilidad, auto-conocimiento... Y mucho tiempo libre para reflexionar en el camino recorrido.

El momento de la dura lección es ahora. El momento de crecer y evolucionar es DESDE ahora. Ya el viento secará mis lágrimas al caminar...

(Imagen cortesía http://www.desmotivar.com) 


miércoles, 31 de octubre de 2012

Caravana "for Dummies"

Estamos en tiempo de elecciones, por lo que algunos le damos unas pequeñas vacaciones al sentido común. Y en éstas, las elecciones acuáticas (tsunamis, olas, etc.) y en el espíritu de ser lo menos serios posible y satirizar lo auto-satirizable, nos hemos dado a la tarea de hacer una lista. La lista de lo esencial para sobrevivir y sobresalir (en el ridículo, enorgulleciéndonos mucho y dándonos tela para cortar) en una caravana política.

Porque nada le da a uno más ganas de que Sandy dé un viraje y nos visite que ver a miles de boricuas "bestiales" en un "chijí chijá" traido arrastrando por los pelos, tratando de justificar lo injustificable. Sin más, aquí lo esencial para una caravana política en Macondo... digo, Puerto Rico:

1- La ropa

Cualquiera que sea el color de tu partido, debes tener a la mano camisas con todas las tonalidades existentes de ese color. Por supuesto, deben también tener hechos los flequitos esos "homemade" que tienen el nudito al final. Bien lindos que se ven... si estás imitando a Guille. Y si tenemos unas libritas de más, esos hot pants o skinny jeans son el mejor aliado de nuestros "chichos poderosos". No, y el detalle magistral del dubi-dubi...

2- La neverita

Porque Medallistas somos todos... Claro, par de cajitas de Gasolina son bienvenidas, cónsul.

3- Las cornetas y las vuvuzelas

Y las estás tocando desde que saliste de la dichosa casa. Si con la ropa que traes puesta (véase #1) no llamas la atención, te puedes matar soplando la corneta y nada. Así que sóplese para las ventas.

4- Banderas

Una de cada partido, por si acaso pasas por "territorio apache". Y una de Rosselló, por si acaso se tira "write-in".

5- Transportación

Si puede ser en "four-track", mejor. La cosa es que si pasa un accidente, llevarnos enredados la mayor cantidad de colleras posible. Si eso no es posible, pues usamos las guaguas con el musicón encendi'o, y 50 personas montadas. Y por supuesto, vamos a hacer la caravana en la hora pico del tapón para que mucha gente (déjame ver qué palabra utilizo para no sonar grosero... ah, ok) se joda tratando de llegar a ese sitio al que tenían que llegar temprano...

Bueno, creo que esa es la lista. No verán en la lista opúsculos ("brochures" en Castilla la Vieja) con información acerca de la plataforma de gobierno del partido o del candidato en sí. Eso sería una pérdida de tiempo y dinero que podría estar destinado al Fondo General... del candidato. Además, si en cuatro años no nos preocupamos de conocer a los candidatos ni legisladores, no lo vamos a hacer una semana antes. Porque a los partidos tampoco les conviene que el electorado esté informado. Se imaginan, no se les vaya a ocurrir no votar por ellos...

Lo malo es que se nos está yendo la vida. Por el bienestar de unos pocos, pagamos los muchos. Y eso, no es chiste.

miércoles, 24 de octubre de 2012

El canto de las balas

No sé cuántos fueron. Muchos. Demasiados. Y se escucharon como si hubiesen ocurrido en el patio de mi casa. Alguien disparó... y yo fui el único que lo oí. Nadie más.

Como si el mensaje oculto de tal suceso fuese exclusivamente para mí. Como un alerta... Un recordatorio de que las balas no deben ser algo cotidiano. Algo normal, esperado. Algo a lo que tengo que acostumbrarme.

¿Quién invitó a la horrible cara, la tenebrosa voz, de la violencia, de la muerte a destiempo, a las noches de mi tierra, regida por el colorido cantar del coquí? ¿Con qué derecho nos creemos propietarios de la paz y la tranquilidad del prójimo? ¿De su vida?

La paz se ha convertido en un privilegio que muy pocos disfrutan. Un privilegio que cada vez nos sale más caro: desde las alarmas, las rejas, las armas, hasta el renunciar a nuestra vida social. Lo escuchamos todos los días, de boca nuestra o de nuestra gente. No se limita a las "altas horas de la noche"... Ni en nuestro "hogar, dulce hogar" estamos a salvo. Ni en la calle, el mall, el cine. Esos espacios se han convertido, lamentablemente, en campos de guerra. En el patio donde el demonio juega a policías y ladrones.

Uno se siente impotente ante este cuadro, este "diagnóstico" informal que uno hace de la situación. Sabiendo muy bien que, por uno mismo, es imposible hacer algo físicamente para detener estos incidentes. No obstante, nuestro campo de acción, la tierra buena en la que debemos sembrar buena semilla, está en nuestras casas. Los más jóvenes deben convertirse en ese huerto que da frutos alimentado por los valores que les inculcamos. Son esos frutos los que sostendrán a esta sociedad falta de esperanza.

Dos personas murieron muy cerca de mí. No sé sus nombres, probablemente no los conocía. Pero temo que era gente joven. Como la que me encuentro a cada momento a mi alrededor. Gente joven que no debería tener nada que ver ni buscar con la violencia ni la muerte.

Esa alarma sigue sonando, al oído, y me despierta a la realidad de una lucha que tenemos que seguir dando los que nos quedamos. Las balas suenan muy cerca, y el coquí se escucha cada vez más lejano...

Que descansen en paz.

martes, 16 de octubre de 2012

Ver con "ojos de niño"

Vi esta mañana esta imagen en Facebook y me impactó porque encierra una gran enseñanza:

Si quizás viéramos los problemas, las pruebas y los retos con los ojos de un niño, el "salto" lo daríamos con más fe. Y lo disfrutaríamos mucho más. Bendiciones a todos. 




martes, 9 de octubre de 2012

¡Hoy descubro!

¡Hoy descubro mi valor! Lo destapo, y libero cuán especial soy, manifestando mis talentos al servicio de mi prójimo...

¡Hoy descubro mi lugar en este mundo! Hoy hallo el camino que tengo que recorrer para alcanzar mis más grandes metas... ¡Llego porque llego!

¡Hoy descubro mi misión! Hoy conoceré la razón por la que vivo, mi función en el rompecabezas de mi gente, de mi pueblo, de la sociedad en que crezco. No pasaré desapercibido, y me comprometo a tomar responsabilidad...

¡Hoy descubro el dolor y la angustia de mis hermanos! Hoy alcanzo a ver a mi gente luchando con sus circunstancias, y me pongo en sus zapatos. Y antes de aconsejar, de apuntar... escucho, escucho... y acompaño.

¡Hoy descubro mi rostro! Me quito la máscara y le muestro al mundo el rostro del amor, de la amistad, de la compasión, del respeto. El rostro del Padre que espera al hijo que se fue y necesita regresar.

¡Hoy, y es precisamente hoy! ¡Hoy descubro mi ser ante el mundo! Hoy seré reconocido, no por ser alguien famoso ni célebre, sino porque decido mostrarle a todos de qué estoy hecho...



martes, 2 de octubre de 2012

5 usos para la bendita "vaca en el baño"...

Aquí estoy, sobreviviendo el vil asesinato del idioma inglés en Idol Puerto Rico, y el de la comedia por Roberto Arango en Noche Ilegal de Univisión. Sin embargo, en un esfuerzo por discutir los verdaderos issues en este país, en esta ocasión nos concentraremos en un problema del que me he percatado leyendo los status de varias féminas en Facebook. Una situación que merece nuestra diligente atención. Y es que muchas chicas han escrito en sus status: "Tengo una vaca en el baño."

Olvídense de la corrupción en el gobierno. También de la criminalidad rampante a causa de la falta de valores. Y ni hablar del baile de Joe Joe en Mira Quien Baila. El problema que nos atañe como pueblo en estos momentos es la presencia no bienvenida de ganado en nuestros baños. Ya suficiente tenemos prestando el baño a los vecinos...

Y es que no hay status que grite: "¡Este pueblo está bien jodío pa'l carajo!" como esa barbarie. Sobrepasa los de los países, los meses y las pulgadas. Y mira que hubo gente que se llenó la boca de pulgadas con esos status...

Ok, ya identificamos el problema. ¿Cómo lo resolvemos? Porque no vamos a soltar esas vacas a la calle, faltaba más. Yo, con la seriedad que me caracteriza, aprovecharé para proponer 5 usos para esas vacas en el baño:

1- Baños de leche: No será leche de cabra, pero eso con la canción "Hombres en la noche" de Vitiiiiiiiiiin no tiene precio... ¡Espera! Son mujeres las que postearon lo de las vacas. Me puse a divagar...

2- Para tender la toalla: Porque nada mantiene una toalla limpia como ponerla encima de una vaca. Y el detalle soberbio de las moscas que se le van a pegar...

3- Mascarilla: No me pregunten de qué... Pero material de más habrá.

4- Como "amiga en el baño": Para que le haga compañía al "amigo"... de estar disponible.

5- Para darse cuenta que tu baño es muy pequeño para tener una vaca en él y que Facebook es ya bastante pendejo para como empeorarlo con esas estupideces...

(Inhala... Exhala... Inhala... Exhala...)

Como vemos, el problema no es tan grande cuando se tiene la solución. Así que abrace su vaca, ordeñe esa ubre como demente y recójase a buen vivir, so canto de joya.





lunes, 24 de septiembre de 2012

Hoy, seamos "como el arcoiris"

Lo vemos cada vez que deja de llover, cuando más brilla el Sol. Hablo del arcoiris, ese fenómeno multi-color que adorna nuestro cielo. En él toman protagonismo todos los colores, acompañándose perfectamente.

Aquí, en nuestra tierra, Puerto Rico, todo lo dividimos en colores. Muchos dicen que nuestro deporte nacional es la política. Lo dudo mucho porque ni a eso jugamos bien. Nos tiramos "a la yugular" por un montón de candidatos a los que, probablemente, ni siquiera conocemos ni conoceremos durante el cuatrienio. Que nos prometen el cielo aunque luego nos hagan pasar un infierno.

En la familia, en el trabajo, en todos sitios, nos dividimos en tribus de diferentes colores. Y los otros son los malos, los pillos, los brutos... Y los míos por ser de mi partido, de mi tribu, son buenos. Mientras todos, no importa el color de mi camisa hoy lunes, sufrimos como nuestra tierra sufre a causa del egoísmo, la avaricia, el crimen, la división, la violencia.

Nunca veremos el arcoiris de un solo color, opacando a los demás. Siempre vemos todos los colores brillando por igual. Hoy, debemos ponernos la camisa del color unidad, del color empatía, del color compasión, del color esperanza, del color amistad, del color amor... Hoy es un buen día para dejar de mirar de qué color es el otro y dejar brillar el arcoiris de gente buena y valiosa que es Puerto Rico.


lunes, 17 de septiembre de 2012

El retiro no es "cáscara de coco"

Eran las 4 de la tarde y nuestro jefe nos dijo que era su último día con nosotros. Que le habían certificado sus años de trabajo y ya era momento de irse. Luego de más de 30 años de servicio público. Yo tengo 34 de edad. No son cáscara de coco. Es una vida entera.

Pero pasa muy rápido. Y más cuando estás trabajando. Llega el lunes y ya esperamos con ansias el viernes. Queremos acelerar el tiempo y no nos damos cuenta que al tiempo nada ni nadie lo detiene.

Hubo un momento en el cual la tristeza se hizo presente, y no era para menos. Cuando te despides de un lugar que se convirtió en tu segundo hogar, y de un grupo de personas que eran tu segunda familia, prácticamente es como un sentimiento de duelo. No importa si pasaste infinidad de malos ratos o decepciones. Las experiencias, las alegrías, las amistades, haber dado el máximo de nuestras capacidades... Todo eso duele al momento de irse.

Al momento de darle un abrazo a mi jefe, le dije: "Felicidades. Disfrute su retiro. Descanse mucho. Gracias." Porque no es momento de llorar ni de sentir tristeza. Es momento de reflexionar en lo vivido y ser agradecido por todas las bendiciones recibidas y por la oportunidad de servir al prójimo.

Por mi parte, cuando un ser querido parte, la mejor forma de honrarlo es viviendo sus mayores valores y cualidades. Que su paso por mi vida no haya sido en vano. Así como mi paso por la vida de otros tampoco puede ser en vano. Ningún día puede pasar en vano. En un dos por tres, pasan 30, 35, 40 años y me llegará el momento de decir adiós. En este cuadrilátero llamado vida, llega el momento en que los golpes son demasiados y hay que enganchar las botas. Ojalá ese momento sea de alegría y satisfacción por haber dado "una buena función."

lunes, 10 de septiembre de 2012

El testimonio más poderoso

"Les digo la verdad: el que cree en mí también va a hacer las obras que yo hago. Y hará obras más grandes porque yo regreso al Padre." Juan 14:12

Probablemente voy a caer mal por lo que voy a decir aquí. Pero también, probablemente, me importe tres pepinos. Hecha la salvedad, les cuento: hace poco estaba con un grupo de personas orando... (yo oro de vez en cuando, chorro de joyas, por si acaso)... Decía que oraba con un grupo de personas y reflexionábamos en uno de los múltiples testimonios de sanación que aparecen en la Biblia. De momento comencé a pensar (que problema): a veces recurrimos tanto a testimonios de otras personas y parece que Dios no obrara en mi vida. ¿No hay ni siquiera un momento que pueda compartir con otros en el cual el amor y la misericordia de Dios se han hecho presentes en mi caminar?

Y no es que tenga problemas con leer y compartir la Biblia. Nada más lejos de la realidad. Pero, a veces (a veces), la repetimos como el papagayo. ¿Y nuestras vivencias, qué? Todos esos hombres y mujeres de fe en la Biblia nos enseñan todos los días. Pero, en mi humilde opinión, nada mueve a mi prójimo a convertirse como MI testimonio. ¿O es que esperamos que frente a nosotros Dios levante un muerto, o le dé la vista a un ciego? ¿Que multiplique la comida? ¿Que sane a un enfermo terminal? No me malinterpreten: Dios puede con eso y todo lo demás. Lo que digo es que, al yo ignorar y subestimar los pequeños milagros y las pequeñas bendiciones de todos los días, pierdo el sentido de lo que significa la fe.

Sólo el levantarme luego de haberme mantenido respirando toda la noche es tremendo milagro. Tener algo que llevarme a la boca de desayunar antes de salir de mi casa es una muestra del amor fiel de Dios. Que yo llegue sano y salvo a mi trabajo con lo mala que está la calle en Puerto Rico es motivo suficiente para dar gracias a Papa Dios a diario. ¿Y tener trabajo en esta época, y poder mantener a mi familia? ¿Llegar a mi casa y poder abrazar a los míos, sin importar los problemas? ¿Qué más testimonio que experimentar el amor y la misericordia de Dios todos los días y que la gente vea tus frutos a través de tus palabras y obras? Yo creo que Dios tiene preparadas grandes bendiciones para todos sus hijos. Pero, mientras tanto, a quien me encuentre (y a quien lea esto), le digo: Dios no deja en ridículo a sus hijos. Hoy, doy gracias a Dios por todo y doy testimonio de lo que Él ha hecho en mí.


lunes, 3 de septiembre de 2012

Las lágrimas de nuestros (Idol)os

En cualquier variante de estos concursos "Idol", los productores van a echar mano del morbo para ganar ratings. Al parecer, a la gente se le olvida eso. Cualquier conflicto, cualquier lágrima derramada, cualquier defecto de algún participante va a ser explotado exponencialmente para mover a las masas a identificarse con los participantes y votar por ellos y/o ir a las galas y conciertos que hagan. Pero el pueblo se indignó en la última eliminatoria de "Idol Kids Puerto Rico" porque las niñas estuvieron expuestas a un ambiente hostil y de mucha presión. Ok, de nuevo, estás en el programa de más audiencia en Puerto Rico, sola en un escenario frente a gente con una vida de experiencia en la música y que te están juzgando. ¿Quién no siente presión?

Ni los padres, ni la producción del programa, protegieron a estas niñas de ese mal rato. Hasta las que clasificaron quedaron destruidas con toda la tensión. Y aquí no se trata de que todas tenían que ganar. Es que, a veces, queremos vivir la vida a través de nuestros hijos. Lograr lo que no pudimos por medio de ellos. Y ellos y ellas pagan por nuestras frustraciones. Vemos tantos casos de niños artistas que pierden sus vidas en el camino por tratar de vivir demasiado rápido, por tratar de acaparar demasiado. La responsabilidad primordial de un niño -estudiar- ya no es prioridad. Se le quita la niñez a estas personas y tienen que crecer muy rápido. Y no he hablado de las canciones que cantaron estas niñas.

Es que ya en la televisión no hay originalidad. Lo único que falta es "Perro Idol", o "Gallina de Palo Idol". Esta sociedad tiene una dichosa obsesión con meterse en la vida de los demás. Y los canales de televisión se reparten con la cuchara grande exponiendo al ser humano en su punto más bajo. Nada es ya lo suficientemente íntimo. Y nuestros niños no están exentos. Niñas llorando = ratings.

Somos hipócritas como sociedad. Porque ponemos el grito en el cielo con estos programas. Pero es que el crecimiento y desarrollo de nuestra niñez está en nuestras manos, no de la escuela, ni de la iglesia ni del gobierno. Mucho menos de la TV. Pretendemos que adquieran valores, disciplina, autoestima, respeto de afuera, en vez de nosotros. Nuestros niños y niñas han quedado expuestos a todos esas presiones y situaciones incómodas EXCLUSIVAMENTE por nuestra culpa. ¡Qué fácil es echarle la culpa a la televisión, la escuela, la iglesia, el gobierno! ¿Quiénes los trajo al mundo? Entonces, ¿quién es responsable por ellos? Eso pensé.

Idol Kids: Talento infantil entre lágrimas- Primerahora.com



jueves, 23 de agosto de 2012

Se vale to' en (esta góndola vacía) de salchichas...

Yo me imagino que los fabricantes de salchichas, jamonilla y corned beef se reúnen en el Morro a hacer la danza de la lluvia todos los meses de agosto. Las tormenteras son opcionales, pero esa lata de corned beef de $ 7.00 no puede faltar. La mujer más amada esta semana se llama Carmela. En fin, ¡qué empeño del puertorriqueño de llenar los gabinetes de latas! Los supermercados parecían Irak... con matices de Plaza Guaynabo. Yo, por si acaso, me llevé el tenedor de Abdullah the Butcher debajo de la tetilla en caso de formarse un Royal Rumble frente a las paletas de agua.

Lo que si no me imagino es que nos enojamos si no viene la tormenta. ¡Qué pantalones! Aquí, si no vemos las planchas de cinc volando o a Pedro Rosa Nales arreguinda'o de una verja en Vieques, no estamos tranquilos. Nos sentimos como abandonados. Lárguense a los Cayos de la Florida para que los jiendan como avellanas, entonces.

La única explicación que le encuentro es que nos agarramos de cualquier cosa para olvidarnos de la política, el crimen, la inflación... Es quizás el único momento en el cual compartimos con el vecino, no sólo una extensión eléctrica o un poco de comida, sino un instante para descansar del trajín diario y todos sus problemas. Como dice la canción: "paz en la tormenta"...

Fuera de los días libres, del jacket del Gobernador, del break dance de Susan Soltero, demos gracias a Dios porque hasta ahora nada ha pasado. Pero, he llegado a la conclusión de que este país necesita estar en "aviso de tormenta" permanente. En estos momentos, sale lo mejor de nosotros como pueblo... aunque sigamos peleando por una lata de salchicha.

martes, 14 de agosto de 2012

Las Olimpiadas... en arroz y habichuelas

¡A la verdad que nos hemos gozado esas Olimpiadas! Medallas en deportes que nunca habían conseguido ninguna, la expectativa real de alguna medalla de oro, los grandes atletas brillando más que nunca... Pero, todo lo bueno se acaba. Y luego de 16 días, se apagó la llama olímpica hasta la próxima.

Y si hay alguna actividad que llama la atención en los Juegos Olímpicos, son las ceremonias de apertura y clausura. Luego de Beijing 2008, todo lo demás (en mi opinión y la de muchos) es un facsímil razonable. Eso no detuvo a Londrés de esforzarse para presentar su mejor cara este pasado domingo. Hay que reconocer que nadie había aburrido a tanta gente a la vez como esa ceremonia. ¡Un aplauso para el triunfo de Londres sobre el insomnio!

Todo esto me pone a pensar: ¿cómo hubiese sido si la clausura fuese en Puerto Rico? Si recordamos, Puerto Rico aspiró a las Olimpiadas del 2004... ¿Cuál es la risa? ¿Cuál... es... la ... risa? Bueno, no nos las dieron así que tuvimos que ir a Atenas a ganarle al "Dream" Team (ríanse ahora, chorro'e joyas).

Yo no vi completa la clausura de Londres 2012. Entiendo que comenzó con...

Música...

¿Ustedes se imaginan 4 billones de personas viendo a Barreto y su Plena abriendo la ceremonia? Yo tampoco. Luego viene el desfile de...

Banderas...

Una lucha "three-way-dance" de banderas entre Doña Miriam Ramírez de Ferrer, Tito Kayak y Carlos Pesquera no tendría precio... que yo estuviese dispuesto a pagar. (Si no sabes que es un 3-way dance, ¡búscalo hijo!). Si no fuera poco nos empujarían...

Más música...

No sé si poner a todo Pina Records y WY Records para salir temprano de ellos... Yo lo que si sé es que quiero la dupleta de Galante el Emperador y Rafael José animando. Si, mijo, si. Acaban los "cantueca" estos de cantar y vienen...

Los y las Atletas...

Dos semanas de grandes proezas físicas en el terreno de juego (y en la Villa Olímpica, no se hagan), los verdaderos protagonistas de estos Juegos (fuera del hermano perdido de Pat Riley, Richard Carrión) desfilan por última vez en el Estadio Olímpico. Noten que ninguno tiene puestas sus medallas. La verdad: ninguno de ellos ganaron un car... En Puerto Rico, estarían metidos en la "vuelta del pend..." y llegarían tarde. Algo que nunca había visto en una clausura fue la...

Premiación del maratón...

Keniano, etíope, keniano... Más nada con el testigo. Luis Collazo... Gracias por participar. Ni un minuto de break.

Mensajes...

Un montón de corruptos que tienen una finquita en el Comité Olímpico Internacional hablando ñoña. (Véase Carrión, Richard). Y entre mensajes, el sorteo de la Loto y el Pega Tres. Y si luego de este asco hay algún país que quiera ser nuestro sucesor, pasaríamos a la...

Entrega al próximo comité organizador...

Con la suerte que tenemos, le dan la sede a Irak y de show traen una demostración de misiles. Nada que ver con despedida de año en nuestras calles. Y, para rematar, un hacker dirige los cohetes al Capitolio. Demasiado pedir. Y, como le quitamos el timeslot a Viva La Risa, seguimos con...

Más música, ñeta...

En una fiesta de pueblo, los que único cantan en fiestas patronales en este país: Límite 21, Joseph Fonseca, Karis, NG2, Rika Swing, y muchos otros grupos con los cuales los Sanabria se destacan evadiendo contribuciones. Y con la alegría a flor de piel, llega el momento de apagar el...

Pebetero...

De no irse la luz o acabarse el gas, la llama olímpica se apagará por 4 años. Y, aunque parezca que me burlo de nosotros como país, creo de verdad que, con la actitud y la planificación correcta, podríamos organizar las mejores Olimpiadas de la historia. Porque el unirnos como país apoyando a nuestros atletas hizo que el futuro ya no se vea tan oscuro. Quizás la llama olímpica se apagó físicamente, pero sigue brillando en nuestras entrañas más rápido, más alto, más fuerte. ("Citius, altius, fortius").



viernes, 3 de agosto de 2012

En pie de lucha

En este cuadrilátero llamado vida, no puedes pedir tiempo. No te dan tregua, ni la puedes dar. El reloj corre, y hay que aprovechar cada segundo desde ese primer campanazo. 

La introducción...

  
"Haciendo su recorrido hacia el ring, el retador..."

Asomamos nuestra cara hacia afuera de la casa y sabemos de antemano que nos encontraremos con un tumulto de gente metida en carros en un descomunal tapón. Muchos, con demasiadas presiones sobre sus hombros. Con tristeza. Con miedo. Otros, con esperanza. Quizás, sólo con eso. Todo eso está presente en nuestras mentes. Pero aún así, nos encaminamos a la lucha diaria... Orando que no se vacíe una goma.

Suena la campana... 

"Ding, ding"

Ponchamos en el trabajo, entramos al salón de clases, a la oficina del gobierno, al salón de terapias... Y la lucha comienza. 

Toma de arbitro...

La rutina, los problemas, el cansancio, vienen de frente hacia nosotros y medimos fuerzas con ellos, tratando de sacar ventaja y dominar. Hasta otras personas se convierten en nuestros rivales, hasta con una mala actitud.  Empiezan los candados, las llaves y contrallaves. Un trabajo a última hora, una asignación, un cliente difícil, un compañero o compañera de trabajo aún más difícil, son esa "picada de ojos" que nos quita el foco momentáneamente.

Monkey flip y un par de patadas voladoras...


Algunas veces hay gente que nos quiere hacer lucir mal y humillarnos. Estas dos movidas son ejemplo de eso. El abusador de la escuela, el o la recepcionista amargado, el lambón del jefe que no quiere que lo hagan lucir mal, el maestro o maestra que cree saberlo todo... Hay que sacudirse y seguir luchando. 

Pelea fuera del ring...


Y muchas veces, para resolver los problemas, tenemos que "matarnos en la raya" (Héctor el Father voice) (Cuando digo matarnos, no es literalmente). Las circunstancias no serán siempre las mejores. Hay que estar preparado para pelear, por mi educación, por mi desarrollo profesional, por mi felicidad. Por los medios que sean necesarios.

La llave final...



Quizás la apliques tú, o la recibas. Eso es inmaterial. Porque, al fin y al cabo, es sólo una batalla. Son las únicas 24 horas que tenemos en nuestras manos y, en ellas, aprendemos de cada triunfo y cada fracaso. El día no depende tanto de metas individuales, sino de construir una experiencia de vida plena y satisfactoria. Hoy aprendo y crezco porque vivo. Si mañana despierto de nuevo, habrá tiempo para reagruparse e ir por ese toque de espaldas, por los tres segundos. Ganando o perdiendo, soy una mejor persona hoy. ¡Pero no se equivoquen! Hoy es el tiempo de ganar. Éxito, y nos vemos en las luchas. 

"¡Uno, dos, tres! El vencedor es..." 




lunes, 23 de julio de 2012

Mi relación amor-odio con Facebook (O, "¿Dónde está el botón de Me importa un car...?")

Ay, Facebook... Nadie lo usa como un boricua. Ni se lo vive igual a uno. Además de poner status, conoce amigos, busca pareja, pone fotos de lo que dizque cocinó y se comió, cuanta porquería se compró o le compraron, juega y le atosiga los juegos a uno, creerse Paulo Coelho...

Yo no tengo problemas con nada de eso. Total, el FB es de cada uno y uno pone lo que le dé la gana en él. Y uno, que aceptó el "friend request", es igual de culpable de darle foro. Mi única...  intriga con Facebook son dos tipos de usuarios: los que lo único que postean es que "se sienten mal" y los que ventilan su vida amorosa (buena o mala) y cada vez que se dejan de la o las parejas destruyen literalmente a la persona en sus status.

No me pretendo burlar de las personas que tengan enfermedades. ¿Pero me tienen que doler a mí también? ¿Qué yo hice para merecer tal tortura? ¿Te pegué yo la dolencia que aqueja tu cuerpo? ¿No? Ahhh, entonces, no tienes que ponerlo cada 5 minutos, que yo no soy el Dr. Jaime Claudio.  Gracias.

Tampoco me deleitaré en tus desventuras amorosas. Pero tras de que cada 2 semanas cambias de pareja, si se dejan despotricas (si, tú, amigo o amiga que me lees) en contra de ese desafortunado ser humano. Y uno lo encuentra gracioso al principio. AL PRINCIPIO. Ya luego de los primeros 57 status cansa, contraya'o(a). No sé, parece que sienten esa única necesidad de llamar la atención y quedan tan feos y feas...

Claro, como dije, es tu FB y escribes lo que te salga del forro. Y ese derecho lo tenemos todos. Tú el derecho a expresarte y yo a apretar en mi mente el botón de "Me importa un car...".  Recuerden, FB es un vacilón, no lo cojan tan en serio.

martes, 17 de julio de 2012

Mi problema con la ley

Éste no es el país en el que vivíamos antes. Y lo digo sin pretender que las sociedades no cambien. El cambio es natural y esperado. Es la escalada en violencia lo que ha transfigurado a Puerto Rico.

Y cuando hablo de violencia, uno la espera de los criminales, transgresores de la ley, narcotraficantes, entre otros próceres de nuestro país. Pero no, al party se han unido elementos de nuestras agencias de ley y orden. Compañeros que creen que la posesión de una placa y una arma de fuego les da autoridad de jueces, jurado y verdugos sobre otros ciudadanos. Como sucedió este lunes, cuando la policía municipal de Guaynabo le entró a tiros a una señora por no detener su guagua en el estacionamiento del centro comercial Plaza Guaynabo. Lo que al parecer no verificaron antes es quién iba guiando el vehículo, ni por qué no se detuvo. La dama había perdido el control de la guagua e impactó otros vehículos. Y los policías no encontraron mejor forma de detener el vehículo que abrir fuego contra él, violando las más mínimas reglas del sentido común. Y sin pretender querer saber qué pasó allí, me pregunto: ¿la dama los enfrentó con un arma o representaba amenaza de daño físico a los agentes o a otros civiles? ¿No? Bueno, entonces, ¿por qué esa reacción de los uniformados? Que le den gracias a Dios que la señora no murió de la impresión o por las lesiones.

Mi preocupación es que no sólo los maleantes se creen vaqueros, sino algunos funcionarios del orden público. Si el problema es el respeto perdido, no lo podemos confundir con miedo. Si a la gente se le trata a las buenas, aún con firmeza, la gente coopera, te respeta. Si vas con fronte de jodedor, eso mismo te va a pasar: se te va la mano y te jodes. O coges un tiro de gratis o agredes a un inocente. La ley empieza por la casa. Y, en este cuadrilátero llamado vida, te pueden descalificar...

jueves, 12 de julio de 2012

La inconsistencia de la consistencia

"La inconsistencia es lo único en que los hombres son consistentes." Horace Smith

En mis eternos viajes mentales, me preguntaba de qué rayos iba a escribir en el dichoso blog para que la gente no se aburra (como si yo fuera el payaso del circo, que estoy para entretenerlos a ustedes, chorro de joyas). Bueno, en una de esas, me saltó a la mente una palabra que le han dado duro últimamente: consistencia.

Que si al Equipo Nacional le falta consistencia (claro, muy fácil practicando 2 semanas con la mitad del equipo), que si los políticos CONSISTENTEMENTE nos tratan de ver la cara de... oveja a nosotros (lo cual nos merecemos por votar estúpidamente), que si CONSISTENTEMENTE matan a dos o tres a tiros en las carreteras de Puerto Rico (ya ni siquiera es atropellado o accidentado), que si CONSISTENTEMENTE Maripily es la primera plana de los periódicos del país (lo cual CONSISTENTEMENTE me la pela de raíz)... Y yo me pregunto: ¿sabremos en esta isla qué significa la consistencia, ser consistente?

Ya saben el drill: voy a poner la definición del diccionario (como para que parezca que hice tremendo research)... CONSISTENCIA: f. 1. Propiedad de lo que es duradero, estable o sólido:
"la consistencia de sus argumentos no daba lugar a la réplica."
2. Cohesión entre las partículas de una masa:
"tienes que conseguir que la pasta tenga más consistencia." (referencia: www.wordreference.com)

Comencemos con la primera definición. Algo con consistencia es duradero, estable, sólido. Uno querría pensar que, por ejemplo, los valores de nuestra sociedad son consistentes. El problema es que si nosotros, los adultos, no damos el ejemplo a los más jóvenes, ¿cómo esos valores que decimos tanto atesorar van a pasar a las próximas generaciones? Valores como el amor, el respeto, la empatía, la honradez, la disciplina, la responsabilidad, entre otros, están condenados a morir de no ser transmitidos de forma consistente. Creceremos sin valores y sujetos a lo que vivimos ahora: una guerra civil.

¿Y qué de la segunda definición? Tiene mucho que ver. Si nuestra sociedad, que es tan diversa si analizamos persona a persona, no tiene ningún tipo de cohesión entre sus miembros, deja de ser sociedad. Es que ni siquiera en una misma familia escapamos de la diversidad. Entonces, ¿qué cohesión podemos lograr entre tanta gente? Yo no hablo de vínculos cercanos, porque es imposible yo conocer personalmente a 3 millones de personas. Mucho menos tener una relación con ellas. Pero si puedo tomar conciencia de los efectos de mis palabras y acciones en las demás personas. Debo aprender que ese contacto con mi prójimo transmite la esencia de quién yo soy y lo que creo al otro y lo impacta en mayor o menor forma en su carácter, su ánimo, su actuar... Y, sin querer, impacta cada ser humano al que se encuentre esa otra persona. Si a mi prójimo le transmito violencia, negatividad, desánimo, frustración, no puedo esperar que los demás enriquezcan mi vida con cosas positivas. Y, en consecuencia, nos seguimos arrancándonos las cabezas en la calle por estupideces.

Sin embargo, si cada uno de nosotros pone de su parte, un día a la vez, en vivir según los más altos valores, aportaremos a un verdadero fortalecimiento de nuestra sociedad. Estaremos unidos en uno, aún sin conocernos, y le quitaremos el control del país de las manos a los criminales, a los grandes intereses... No es de un día para el otro. Se necesita el compromiso de luchar, un día a la vez, para cada uno ser mejor en estas 24 horas que Dios nos entregó esta mañana. El ser consistente es, en mi opinión, una de las mayores cualidades del ser humano. No importa quien seamos ni en lo que creamos, seamos consistentes, auténticos. Y brindemos a los demás lo mejor de nosotros, un día a la vez. Nuestra sociedad lo necesita.